Días previos al San Valentín muchos se dedican a realizar y preparar los obsequios para esa pareja especial, pero hay otro gran número de personas que prefieren desengañarse y saber si su pareja les es infiel. Según reporta la cadena ABC News; un gran porcentaje de los 35 mil investigadores privados que hay en Estados Unidos salen a las calles armados con lentes telescópicos y cámaras de video para tratar de captar infraganti a un cónyuge en una cita furtiva con su amante.

El costo de este tipo de servicios ronda los $125 dólares la hora. Adicional; los avances tecnológicos facilitan la tarea del desengaño y es que algunos esposos acuden a otro tipo de métodos como dispositivos para intervenir teléfonos móviles o a comprar aparatos como el SemenSpy el cual cuesta $55 dólares y se trata de un estuche con herramientas para detectar semen en ropa interior y diversas superficies.

¿Será mejor: “Ojos que no ven, corazón que no siente” ó mejor vamos ahorrando los $125 dólares?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*